viernes, 15 de agosto de 2014

Los noveles. Esa carroña que hay que elimianr.



Hay escritores que quieren ser tan originales, tan diferentes a los demás, tan propios, que luego como no hacen caso a nadie y cometen los mismo errores que todo principiante o novel ha cometido, al del orgullo de considerarse el mejor y no hacer caso a los maestros, a los profesores que nos nuestros amigos. Luego cuando las novelas se presentan a concurso no encontramos con los lectores profesionales de las editoriales, que estos sí que no tienen piedad, y al primer fallo desechan la lectura de tu original, porque no se ajusta a los estándares del momento, o del gusto del momento. Solo por escritores consagrados pueden escribir como le da la gana, para sentar cátedra. Los noveles estamos condenados a escribir nuestras primeras novelas según los estándares y los preceptos de la teoría literaria.
Porque salir del anonimato es muy difícil, se necesitan padrinos y márketin que cuata dinero. Los noveles somo muchso, y alguine los tiene que eliminar, de aquí la frase "Los noveles. esa carroña que hay qu eliminar".

Ramón Fernández Palmeral