viernes, 16 de noviembre de 2018

Proyecto de Thelemaquida, la narración en negativo




                           ADVERTENCIAS IMPORTANTES
                              (Recomendaciones de lecturas)


La lectura de esta obra puede ocasionar trastornos mentales sin no se toma  como un juego erudito,  que nos propuso el autor Rigoelberto Expósito antes  de morir en extrañas circunstancias, no es una novela sino hechos reales, extraños pero reales, donde abundan los micro géneros más subversivos, nos acerca a las zonas más transgresoras de la creación, contiene “escritura ilega” o con faltas de ortografía, contiene episodios descarados, idiolectos, fuente de inspiración y de formas nuevas greguerías, caligramas, palabras perdidas, en definitiva rompe las formas. No se debe empezar a leer por el orden natural al que estamos acostumbrados, de principio a fin, sino que ha de ser como Rayuela. No es más compleja que el Ulises de Joyce, Rayuela, El Señor de los Anillos, Paradiso o Diccionario Jázaro.
Al final del libro hay seis cuadros explicativos, para descifrar la obra:
Los números a la izquierda de cada capítulo corresponde a la matriz u orden que yo le he dado a todo el libro. Además si se entresaca el libro II.
  La suma de los  números a la derecha corresponde al total del libro I.
  Los capítulos con  números romanos corresponden al libro III.
 Los números y el, orden alfabético en los metarrelatos son el libro IV.
 Los números quebrados corresponden al libro V
 Los capítulos primero.  Componen el Libro VI. Los relatos no salen de este número.     
Lo primero que recomiendo es empezar a leer el Informe Forense de la página 240.  Luego seguir por la Jornada Primera (pag. 9) seguir por Jornada Segunda (pag. 239), Continuar por el Libro A (pag. 208, 63, 183, 42, 86, 216, 149, 291, 165, 989 739 571 212, 184, 101, 36, 1419 19, 491 1149 125, 85, 174, 188, 197).  Seguir por Libro E (pag. 209, 218 a la 239), para conocer la mentalidad del autor, De vez en cuando leer alguno de los metarelatos a elección.  Continuar por le libra B, aquí sí se seguirá el orden de los capítulos (1,3,5, 7910,11,13,15,17,20,22925,26,29,31,33o37,39,42, 43, 47,48 ,49,52,54,55,61).  El libro C, sí que quiere se lee o no le lee. no importa.




                                                      ANALISIS
 Con relecturas y paciencia confeccioné un cuadro orientativo, al que llamo: "guía para descarriados".  Pero antes investigué sobre el verdadero autor, y para ello me trasladé  al Psiquiátrico del Penal  donde sucedieron los hechos, en una ciudad mediterránea que prefiero omitir, el crimen de un hombre apodado Thelémaco, que resultó ser un afamado escritor, filósofo y matemático que cumplía condena por el asesinato de su amante. Y este escritor es sin duda el autor de Thelemaquiada,  al sargento Ferrán le atribuyó a la Primera y Segunda Jornada que corresponde a sus investigaciones y el Informe Técnico.
Estructura de la obra: Hay una Primera Jornada en que se describe el hallazgo del cadáver del escritor del famoso.  Una Segunda Jornada en que se descubre al autor del crimen, así como, al final un Informe Confidencial de la Inspección Ocular.
 Thelemaquiada o diario de un muerto es la médula de toda la narración.  Se compone de 6 libros: Libro I: Vida pretérita de Tbelémaco -su cronología se Indica a la derecha de los capítulos-. Libro II: Thelémaco escribe su diario en el que cuenta sus delirios.  - Impresiones en la celda de un Psiquiátrico_.  Libro III: Cuenta sus tratamientos,  v sobre diversas especialidades, indicado con números romanos.  Libro IV: conjunto de lo que se llama cazuela de relatos (nueva forma de  contar ordenados en orden alfabético). Libro V: ordenados con números romanos. Libro FVI extractos de novelas sin acabar.
Se pudo haber ordenado libro por libro, pero la obra va no hubiera sido la   que escribiera  Telémaco, sino una adulteración
La estructura es compleja, la lectura difícil, el estilo depurado.  La esencia de este libro es la de leer por  el simple placer de hacerlo.
Uno llega a compadecer  que el escritor X se nos han diseccionado ante nosotros, conocemos su pensamiento criminal, y la tortura de su sufrimiento interior, sus temores y sus fobias, su educación en el seminario.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Isabel Zendal Gómez, enfermera gallega al cuidado de 22 ángeles. 215 años






   (Retrato a lápiz, idealizado de Isabel Zendal Gómez , por Ramón Palmeral)



Isabel Zendal Gómez, enfermera al cuidado de 22 niños probetas

Por Ramón Fernández Palmeral

El próximo 30 de noviembre se cumplen los 215 años de la salida desde La Coruña, en 1803, la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, dirigida  por el médico y cirujano alicantino  Francisco Javier Balmis Berenguer, y como subdirector por el  médico catalán José Salvany y Lleopart y practicantes.

 


    La rectora Isabel Zenda Gómez

    Isabel Zendal fue una enfermera gallega y rectora del Orfanato de la Caridad de La Coruña que participó la  Real Expedición Filantrópica de la  Vacuna de la viruela al cuidado de los 22 niños de la Casa de Expósitos de La Coruña con edades de entre 3 y 9 (como probetas humanas)  años a territorios del Imperio español de América y Filipinas. El 30 de noviembre de 1803 partió de La Coruña la corbeta militar «María Pita» (nombre en honor de la heroína gallega María Mayor Fernández de Cámara y Pita que defendió La Coruña en 1589 del ataque del pirata inglés Drake-Norrey).

    Fue Isabel considerada en 1950 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la primera enfermera de la historia en misión internacional. En España, apenas hallamos su huella en La Coruña, donde una calle (mal rotulada como Isabel López Gandalia), a esta mujer nacida en se le atribuye una treintena de nombres, nació en Santa María de Parada, Órdenes, La Coruña en 1771, hija de Jacobo Zendal y María Gómez que murió de viruela.  Isabel era madre soltera a los veinte años, su hijo Benito Vélez  formó parte de los 22 niños. Falleció Isabel en Puebla de los Ángeles en México, se desconoce la fecha. No se conoce su retrato, por ello el pintor e ilustrador Ramón Palmeral ha realizado un retrato idealizado.
    Isabel fue uno de sus principales pilares de la expedición. Descolló, especialmente, en el cuidado de los 22 niños españoles huérfanos de Expósitos que partieron con la expedición desde La Coruña para inocular la vacuna, así como de los infantes americanos filipinos y chinos: A pesar de su valía, es una de las grandes desconocidas de esta epopeya histórica. Su nombre lo ha rescatado del olvido el periodista Antonio López Mariño, quien ha documentado su origen gallego, en el municipio de Órdenes; su nombre exacto, Isabel Zendal Gómez; y otros dos aspectos clave de la biografía de la rectora de la Casa de Expósitos del Hospital de Caridad coruñés (lugar de procedencia de la mayoría de los niños de la expedición): venía de una familia de labradores "pobres de solemnidad" y era madre soltera. Posteriormente, a partir de estos datos, el escritor Javier Moro noveló la historia en su obra «A flor de piel», publicada por Seix Barral en 2015. En ella describe a Isabel de la siguiente manera: «No se parecía a nadie ni podía compararse con ninguna otra mujer. No era de la sociedad ni del pueblo, ni rica ni pobre, ni culta ni ignorante. Era gallega, española y mexicana a la vez. Era cuidadora de niños, especialista en vacunar, enfermera”.