sábado, 16 de mayo de 2020

"El cuaderno carmesí". Antología de artículos publicados en prensa (2016-2020) Ramón Palmeral


Libro a la venta en Amazon por 7.86 € de artículos publicado en prenss
por Ramón Palmeral, cronista desde Alicante-Benidorm (España).





De vanta en Amazon por 7.86:



https://www.amazon.es/dp/B088T2KHY5/ref=sr_1_1?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&dchild=1&keywords=el+cuaderno+carmes%C3%AD&qid=1589906443&s=books&sr=1-1


A MODO DE GANZÚA


Cuando uno llega a la canalla edad de los setenta tres años es un tiempo tormentoso en que nuestra bilis derramada nos corroe por dentro con el ácido sulfúrico de recopilar los artículos de este diletante periodista. Por lo tanto, es tiempo hace hacer  cuentas, y salvar una selecciones de mi cientos de artículos varios que he publicado digital, no vaya a ser que un coronavirus despistado de la familia cabreadísima de los covid-19 me lleve por delante como un tren invisible, en un accidente de virus patógenos y, encima, no tenga yo un entierro digno con el responso de los más allegados y los pocos amigos a los que le interese mi exquisito  cadáver aludiendo al término de los surrealistas franceses de 1925, pero sin duda nada apetecible.
 El título elegido, afortunado o menos afortunado es de El cuaderno carmesí. ¡Relájate!, formado por dos títulos, pues tiene similitud con la famosa novela de Antonio Gala El manuscrito carmesí, Premio Planeta 1990, y otro título El cuaderno gris (1918-1919) del ampurdanés Josep Pla i Casadevall un filósofo existencialista y uno de los más grandes de la literatura catalana.
Pienso, atento  lector,  que la tendencia de mis artículos pertenece, en su mayoría a la crítica política desde la óptica soberana e independiente, constitucional en precepto libertad de expresión; pero  sí debo puntualizar que llevan algunos detonadores cargados de cierto sarcasmo; pues he de reconocer que,  es la sátira de una de mis tendencias naturales, e inevitable; porque la labor de la prensa es la de fiscalizadora al poder, pese a quien pese, porque es una de las ventajas de la democracia, y si esta crítica se hace con cierta jocosidad: manos blancas no ofenden.